El día que supe que iba a ser padre

Publicado: febrero 25, 2016 en Uncategorized

El dia que supe que iba a ser padre, fue un 23  de Diciembre. Prácticamente víspera de Navidad. No recuerdo qué tiempo hacía, pero dado el invierno que hemos tenido, intuyo que bueno.

Mi mujer trabajaba en el hospital de noche, y yo aproveché para echar la noche con mis amigos.

Los debates sobre el resultado de las elecciones generales ocupaban, como ahora, los telediarios. Reconozco que por mi tendencia política estaba bastante molesto por el resultado. No entendía -ni entiendo- como es posible que la mayoría de la gente haya decidido que lo correcto para España es seguir como estamos. Que no debemos cambiar. Que mes tras mes de noticias de corrupción, con unas tasas de paro tremendas, es lo correcto: es el camino.

Pensaba que lo más probable es porque nos han educado en la creencia de que los partidos políticos son como los equipos de fútbol: estos son los míos. Y tengo que votarles, porque es lo que he hecho siempre, bajo el  mantra que se repite seas del equipo que seas: “es que la alternativa es peor”. Acababa de ver haciendo zappping a un periodista en la calle preguntando a una afiliada del PP, porqué les votaba conociendo la corrupción que había. Ella contestó: “El PSOE también es corrupto”. Y me pareció inquietante, porque no respondió a porqué votaba al PP, si no a porqué no votaba al PSOE. Estoy seguro de que si la pregunta hubiese sido a una afiliada del PSOE, la respuesta habría sido similar.

Porque o eres del Madrid, o eres del Atleti, o eres del Barcelona. Pero no puedes cambiar. Ni te lo plantees, chaquetero. Y es más, si te metes con mi partido, voy a alzar el tono de voz, y probablemente me ponga nervioso y eche en cara las desgracias del oponente. Del rival. Porque es lo que son los partidos políticos: rivales. Lo que supongo es curioso, dado que teóricamente lo que buscan todos es el bien de España.

Reconozco que digo esto, porque durante mi corta -o quizás ya no tan corta- vida electoral he cambiado de voto casi constantemente. He ido mirando programas y votando en consecuencia: y después programa contra realidad. Si algo no se ajusta o no me convence, mi voto cambia. Aunque sea a partidos minoritarios. Soy de la opinión de que el voto útil es el que se hace con el corazón. Que me vendan que el voto útil es para los dos o tres partidos que nos han traído a esta situación, desde luego me resulta paradójico.

Por no mencionar el hecho de que nos están educando en el odio: La casta, los rojos, los venezolanos, los etarras, los nacionalistas, los españolistas, los fachas, los de la derecha, los de la izquierda… nos están diciendo como hemos de odiarnos. Y se generan discusiones cada vez más radicales entre los de un supuesto bando y del otro. Joder, somos todos españoles. Todos en teoría votamos para buscar el bien común, ¿o algo así, no?. Y aún así tendemos a faltarnos al respeto.

Podemos ser de una u otra opinión. Es cierto, yo tengo la mía. Se ve de que pie cojeo a la legua. Y no comparto el seguir con los mismos a la cabeza. Si lo hacen mal, hay que castigarles en las urnas. Pero tengo que respetar a quien no piensa como yo.

Además,  fueron unos días en los que mi indignación me hizo interesarme y curiosear en empresas como Black Rock (leí en  algún sitio que si Black Rock fuese un país, sería la cuarta economía más potente del mundo) o Fidelity y en lo que son capaces de hacerle a un país. Y en cómo es posible que si no tienes curiosidad y te da por leer, no te enteres porque a penas salen en los medios. Hasta que te encuentras con noticias como esta, y todo empieza a cuadrar:

Click aqui: Black rock y el grupo prisa

Pero resulta que si lees con un poco más de atención, te das cuenta de que cuando en los medios usan el indicador del Ibex35 para generar esa incertidumbre y esa apología del miedo al cambio, al “más vale lo malo conocido” (¿Alguien le ha encontrado sentido alguna vez a esto? ¿Si algo es malo, no hay que cambiarlo? ¿Y si el cambio es peor? Pues se vuelve a cambiar ¿no? ¿De verdad es mejor estar mal, y seguir igual? ¿En serio?), detrás aparece  de nuevo el nombre de Black Rock:

http://www.economiadigital.es/es/notices/2015/10/blackrock-especula-con-los-13.000-millones-que-valen-sus-acciones-en-17-empresas-del-ibex-77391.php

http://www.estrategiasdeinversion.com/top-10-ei/blackrock-uno-duenos-senores-ibex-35-284968

Y  te empiezas a plantear que quizás, el cambio que necesitamos ha de ser más radical. Que el sistema sólo sirve para ordeñarnos.

Y añado además, que últimamente el Deutsche Bank está tal que así: http://www.elconfidencial.com/mercados/2016-02-09/la-alerta-roja-por-deutsche-bank-apunta-a-un-colapso-europeo-tipo-lehman-brothers_1149407/

Si nos da por mirar la entrada de la wikipedia del Deutsche Bank, además nos encontramos con esta información:

“Los accionistas con más del 3% son:

Accionistas Capital
Bandera de los Estados Unidos BlackRock 5,14%
Bandera de Suiza Credit Suisse Group 3,86%

Black Rock.

Y entonces lanzo una pregunta  al aire: ¿alguien estima de verdad que el Deutsche bank está en riesgo?

Mi opinión es la siguiente: Al banco Central Europeo, es el Deutsche bundesbank el que más capital aporta si no recuerdo mal. Prácticamente el doble que España. Si bien es cierto que el Deutsche  bundesbank es una entidad separada del Deutsche bank,  evidentemente plantearse que puedan dejar caer a semejante gigante, es como pensar que el INE en España no está politizado.

No.

Lo que va a ocurrir, de primeras, es que el Euribor tarde o temprano nos va a dar un susto. Más temprano que tarde. Aunque sea evidente que tiene que subir dado en los niveles que esta ahora, personalmente creo que va a ser algo bastante rápido. Y que en un par de años vamos a tener que estar negociando con los bancos un tipo de interés fijo, en lugar de la revisión del euribor cada semestre como tenemos algunos, para que no nos coma la hipoteca.

Y los más afectados, los que lógicamente más tardemos en salir de una crisis de la que no vamos a terminar de levantarnos. Personalmente soy de la opinión de que en Europa están creando poco a poco un pequeño tercer mundo con los países del sur.

Y si el BCE dicta las políticas Económicas, y Alemania aporta semejante capital al BCE, y mires por donde mires ves a Black Rock. ¿Quien dicta de verdad la política económica en Europa? ¿Y en España?

¿Tiene sentido de verdad, por tanto, cabrearnos por quien vota a quien? Mientras sigamos en la trampa que es el Euro, la respuesta supongo que es no.

De nuevo nos han educado en que si quieres irte de Europa, eres antisistema. Y ser antisistema tiene connotaciones negativas. Y ademas, en una cultura en la que las deudas se pagan. Incluso, aparentemente las que no originas tu:

Mi hipoteca la pago religiosamente. Y mi comunidad. Y mi factura de internet. ¿Pero por qué hay que hacerse cargo de un rescate si no me han preguntado? Alguien me dijo una vez que es como si en mi comunidad de vecinos se aprueba una derrama, y yo me niego a pagarla. Pero yo a esto le veo lagunas: Porque por un lado, en mi comunidad de vecinos votamos. ¿Por qué ha de aprobarse un rescate sin un referendum?  ¿Porque ya hemos votado a un partido político y por tanto el nos representa y puede hacer y deshacer? ¿Pero un partido que gobierna es el dueño del país o es nada más que un gestor que en cuestiones de semejante calado ha de preguntar? Y recordé el rescate de Grecia, y cómo había gente que se alegraba de que les hubiesen “castigado”. ¿En serio es motivo de alegría que un país sea cada vez más pobre? ¿Incluso cuando el FMI ha reconocido que el rescate de 2010 fue para no dejar caer a la banca Francesa y Alemana?

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?El-FMI-reconocio-en-2010-que-el

La cuestión, es que aquel 23 de Diciembre, mi mujer vino a la habitación mientras me preparaba para irme con mis amigos, temblando. Pensé que había pasado algo. Le pedí que se sentase.

Y, entonces, me dio la mayor alegría que nunca pensé que fuese a darme. Y por un momento, todo se me olvidó. Porque sí, vamos a ser papás.

Para principios de Septiembre si todo va como debe.

Y sé cuál es el país en el que quiero que mi hijo viva. Y no es un país tercer mundista. Tampoco un país donde tengas que callar a quien votas, porque votes a quien votes vas a generar odio.

Quiero un país donde mi futuro hijo pueda tener trabajo y un sueldo digno. Donde el 20% de paro sea cosa del pasado. Donde los jóvenes tengan oportunidades, sean inconformistas, y tengan acceso a la educación que les de la gana.

Un país donde mi hijo pueda ser lo que quiera ser, coño.

 

 

 

 

 

 

Entrevista periódico Alcorcón

Publicado: mayo 9, 2014 en Uncategorized

Buenas.

Como muchos sabéis, me han hecho una entrevista en un periódico local del Sur de Madrid. Dado que a muchos no os llegará, transcribo la entrevista:

¿“Atávico” tiene un argumento central o son relatos independientes?

Se trata de relatos independientes, cuyo único argumento común es el género: Género Fosco. Es decir, básicamente terror y Fantasía Oscura.

¿Cuántos relatos contiene?

Contiene una novela corta (Réquiem), 23 relatos, y cierra con una serie de microrrelatos de entre 50 y 500 palabas.

¿Qué significa Atávico?

Ancestral. Primigenio. Los miedos atávicos son los miedos heredados. Aquellos miedos irracionales que nos han perseguido desde siempre: El miedo a la oscuridad, al dolor…

¿Por qué te gusta escribir relatos de terror y fantasía oscura?

Porque es un género que siempre me ha atraído, sencillamente. Además, creo que todos tenemos a diario nuestra dosis de realidad abofeteándonos a través del telediario. Ya tenemos bastante con la mediocridad de una clase política decadente. En Atávico no sólo encontraremos relatos de terror. También fantasía pura y dura, en reinos medievales, e incluso en realidades paralelas. Supongo que en parte, escribo para evadirme. En cualquier caso, en la novela corta “Réquiem” existe cierta crítica social. A su manera se trata de una reflexión acerca del error que es imponer tu propia moral, como viene siendo la tónica habitual. Ahora que está de moda decir si se está a favor o en contra del aborto, yo tengo mis propias ideas, como cada uno. En cualquier caso, tengas la idea que tengas no puedes imponer tu moral a los demás. La ley contra el aborto es un error en tanto en cuanto atenta contra la libertad de decisión de las personas, y por tanto de base es ya aberrante. Y es algo que, a mi manera, trato de expresar en esta pequeña novela.

¿Cuál es tu fuente de inspiración para escribirlos?

Mis propios miedos, supongo. Y otros autores como Clive Barker, o Neil Gaiman son quizá mis referentes a la hora de escribir.

¿Empezaron como hobby y los has recopilado para la publicación de esta antología?

Escribir ha sido, es y será un hobby. Empecé escribiendo para mi, y dejando los relatos guardados en un cajón. O en la memoria del portátil. Pero al final quieres saber si vales. Si no sacas los manuscritos a pasear, nunca sabrás si lo que escribes es bueno o no. Empecé a moverme por internet, informándome sobre en qué certámenes participar, escribiendo en foros e incluso colaborando con alguna web. Y poco a poco fui conociendo a gente con mis mismas inquietudes. Al principio me estampaba en los certámenes, me dediqué a escribir a los jurados para preguntarles en qué había fallado –la mayoría de las veces sin suerte a la hora de recibir feedback. Pero en alguna ocasiones recibiendo respuesta- y sobre todo leyendo los relatos ganadores. Para escribir no sólo hay que escribir. También hay que leer. Y aprender. Siempre aprender. De todo se aprende. De todos se aprende. Y poco a poco a base de insistencia, fui finalista en algún concurso, empecé a publicar en antologías colectivas… y llegó el momento en que quise más. ¿Si mis relatos valían para formar parte de antologías colectivas, por que no conformar con ellos una antología propia? Y así nació Atávico. Necesitaba saber si era capaz de pasar el filtro editorial para publicar.

¿Publicas los relatos en algún blog o los estabas guardando para meterlos en un libro?

Los relatos siempre he tratado de meterlos a concurso. Soy de la opinión –quizá errónea, pero es mi opinión y moriré con ella- de que sólo a través de la competitividad (y de la obtención de feedback) se mejora. Tengo un blog, pero reconozco que la pereza, madre de todos los vicios, y como madre hay que respetar, y la falta de tiempo me impiden actualizar todo lo que me gustaría. No obstante, de vez en cuando actualizo con alguna cosilla: https://digresionesdesdeelvalhalla.wordpress.com/

¿Qué supone para un escritor novel tener el apoyo de una editorial?

Para mí ha sido muy importante. Casi un sueño. Pero sobre todo es una inyección de moral para continuar escribiendo.

¿Dónde se puede encontrar el libro?

En todas las librerías. Y por internet en Amazon y en click & read.

¿Seguirás escribiendo para una futura segunda parte?

No. Al menos, no a priori. Atávico es una espinita que tenía clavada, pero ahora trataré de pasar a la novela. Estoy con ella. Y en paralelo estamos coordinando un grupo de autores una antología colectiva benéfica.

Para terminar, ¿prefieres un libro en papel o en formato digital?

Siempre que puedo leo en papel. Actualmente estoy con “Inferno”, de Dan Brown. Como comentaba arriba, creo que de todo se aprende. Dan Brown no es un autor que haga malabares con las palabras, ni va a reinventar la literatura. Pero gusta. Gusta mucho. Así que algo bueno tiene que tener, y con eso es con lo que hay que quedarse.

En cualquier caso, tengo un ebook maravilloso al que también saco todo el partido posible. El ebook es una realidad le pese a quien le pese. Y declararle la guerra, como han hecho algunos, no es más que tratar de tapar el sol con un dedo. Ha venido y es para quedarse. Sólo falta que tenga el apoyo que merece por parte de las grandes editoriales. Lo que no tiene ningún sentido es que un libro con formato epub tenga un precio similar al de un libro en papel.

ATAVICO

Publicado: marzo 6, 2014 en Uncategorized

atávico, -ca adj.

  Se aplica al comportamiento que imita o mantiene costumbres o formas de vida propias de otras épocas: debes desechar tus ideas atávicas sobre las relaciones entre hombres y mujeres.

  Se aplica a la cualidad hereditaria que procede de antepasados lejanos: un miedo atávico a la oscuridad.

¿Qué es atávico?

Mi primera publicación en solitario.

Y algo más: Es un sueño.

A mis treinta años llevo mucho tiempo escribiendo, si bien no tanto participando en certámenes. Unos pocos años. Tiempo que he invertido en conocer gente con mis mismas inquietudes. Gente con la que compartir no sólo posts en foros, si no tertulias en cafeterías al abrigo de una, dos, tres, o cuatro cañas – O batidos de chocolate… o un viaje a Londres con un tal Magnus-. Y aprendes. De todo aprendes.

Lees los relatos ganadores de los certámenes donde no has conseguido entrar, y aprendes. Escuchas las experiencias de otros autores en tertulias, y aprendes. Les prestas atención en las redes sociales y webs, y aprendes.

Personalmente, cada vez que no conseguía algo en un certamen, escribía al jurado para preguntarles por el relato. Quería saber porqué no gustaba. Desgraciadamente no hay demasiado feedback en lo que concierne a este mundillo. Aún así, dado que el no ya lo tenía, yo tiraba y preguntaba. Y poco a poco, y a duras penas, fueron viniendo los resultados. Un microrrelato en una antología colectiva por aquí, un relato de 1300 palabras por allá… y cuando  me quise dar cuenta, tenía un humilde Cv literario a base de estamparme, por que no decirlo. Siempre nos enorgullecemos de lo que conseguimos, pero omitimos los fracasos, cuando es de estos de los que más se aprende. He publicado en el calabazas en el trastero: Terror Oriental, y en el Monstruos de Cine. Pero me he quedado fuera del arañas, y el de bosques.

¿Y que hice en ambos casos?

Preguntar al señor Juan Angel Laguna Edroso, “Patapalo” en su web http://www.ociozero.com, editor del calabazas, y autor de la genial “Adraga” que he leído dos veces. Sieeeempre, sin excepciones, cada vez que me quedaba fuera, le escribía: “Juan, perdona que te de el coñazo, pero… ¿Por que no he entrado?”. Y él, con su santa paciencia, me respondía eligiendo bien las palabras para no desanimarme.

Creo que si tuviese que decir quien ha sido mi principal referencia y quien me ha servido de guía, desde luego ha sido él, consciente o inconscientemente, no lo sé, pero así ha sido. E incluso cuando entraba en la antología, le preguntaba, je.

La cuestión es que una vez que ves que vas obteniendo ciertos resultados quieres más, y en un ataque de vanidad piensas: “Vale, no soy (De momento, todo se andará) un nobel de literatura. Pero si van llegando los resultados, es que al menos en la media estoy, ¿no? ¿Y por qué si otros consiguen publicar en solitario, no voy a poder yo, cuando con muchos he compartido antologías?”

Porque no nos engañemos, si te planteas enviar tu obra a una editoria, es porque piensas que merece ser publicada. Si no, no lo haces. No hay más.

Y así ha nacido Atávico. Afortunadamente Libralia ha pensado que merece la pena maquetarlo y lanzarlo a la calle: Se trata de una antología estructurada en tres partes. Por un lado una novela corta, inédita, más de fantasía oscura que de terror, llamada “Requiem”. Por otro lado, una serie de relatos, muchos de ellos finalistas de certámenes o publicados en antologías colectivas. Y finalmente lo cierro con una serie de microrrelatos que oscilan entre las 50, y las 500 palabras.

¿Y qué vamos a encontrarnos? Fantasía. Mucha Fantasía. Y Terror. Relatos sobre casas encantadas, sobre autoestopistas fantasmas, zombies, dioses llegados de realidades paralelas, guiños a las series de los noventa tipo Buffy o Supernatural… Y más. Mucho más.

Sólo espero, que caiga en las manos de quien caiga, disfrutéis tanto leyendo la antología como yo he disfrutado andando este camino.

Una coca-cola y una sonrisa.

Quizás sea la amstenia primaveral.

O quizás sea sencillamente que no veo nada claro a dónde nos lleva escribir.

¿Tiene sentido escribir para que no te lean?

¿Tiene sentido escribir para que te lea el mismo círculo de autores a los que vas a leer tu?

¿Cómo conseguir que te lea alguien cuyo afán sea sólo ese: Leer?

¿Son las redes sociales, esto es, el 2.0, las herramientas adecuadas para que te lean? ¿Si internet es un océano tan inmenso, por qué queda la sensación de que nos movemos en una pequeña isla?

¿Puede que poner tu obra en descarga gratuita te posibilite conseguir más lectores?

Todas estas preguntas las hice hace no demasiado en una conocida web de literatura (www.ociozero.com), y la verdad es que no terminé de sacar nada en claro… (Interesados, pinchen aqui para ver el hilo en cuestión) salvo que el quejarnos y no escribir desde luego no es una solución.

Así que he decidido retomar la vieja idea del blog, desde aquí, wordpress, que parece más aparente, volver a participar en certámentes, y ver hacia dónde sopla el viento.

Y quizás… sólo quizás, consiga que alguien más me lea.

Una coca-cola y una sonrisa.

Gagan

Publicado: mayo 10, 2013 en Relatos

Tercero en el IX Teseo organizado por el multiverso:

Gagan

Los miembros de la tribu esperan con ansiedad el inicio del verano, pues dicen que a veces los ausentes escapan  y vuelven con sus allegados. A Devadutt, que significa regalo de Dios, nunca le han llamado la atención semejantes celebraciones. Echa de menos a su madre tanto o más que su padre, pero prefiere asumir su marcha con lágrimas en los ojos y pesar en el corazón, que albergar vanas esperanzas en un sinsentido que todo lo que hace es prolongar la espera, la esperanza y la desilusión.

Gaurav, padre de Devadutt, se prepara para la celebración con ligereza en el corazón y una sonrisa en los labios. Se ha pintado la cara, ha colocado en un cuenco el antiguo collar de su difunta esposa, Gagan, un trozo de marfil, y un poco de su propia sangre. Por la noche, cuando se inicie la noche mágica que marca el inicio del solsticio, el nuevo chamán invocará a los ausentes y todos aquellos que hayan realizado correctamente el ritual serán favorecidos por los dioses con el retorno de sus más queridos.

Al caer la noche, Gaurav ruega a Devadutt que acuda a la celebración, pero ésta se niega a ser partícipe de algo que les romperá el corazón, y ruega a su padre que asuma el dolor y llore con ella en lugar de agarrarse a una superstición alimentada por un recién llegado, pues los dioses están lejos y no han hecho jamás nada por ellos. Ante semejantes palabras su padre monta en cólera y abofetea a Devadutt, rogando porque los dioses no hayan escuchado tal herejía. Adora a su hija, pero los dioses están por encima de todo, y por encima de ellos sólo está Gagan, que significa cielo, y el cielo es lo que besará si vuelve con ellos.

Las hogueras arden con fiereza y los partícipes del ritual esperan de pie a que llegue su turno, con el cuenco en las manos, fuego en los ojos y alegría en el alma. El chamán entona el cántico que inicia el rito mientras danza alrededor de las llamas, invitándoles a que cada uno, en su hoguera, derrame su contenido y ore con los ojos cerrados y las manos al cielo, por los antiguos dioses. Así lo hacen mientras de fondo el cántico del chamán y el de los restantes miembros de la tribu sube de entonación hasta alcanzar el clímax, momento en que resuena un trueno en el viento, y se escuchan pasos en el bosque. Los resucitados han regresado.

Todos, menos Gagan. Su cielo. Su vida.

¿Quizás tu fe, o la de alguno de los tuyos no es lo suficientemente fuerte?-le dice el chamán- Todos conocemos a Devadutt. Enjuga tus lágrimas y remédialo. Los dioses a veces exigen sacrificios. Uno de los vivos por uno de los muertos.

 

Gaurav le da las gracias, y una nueva esperanza renace en él.

Uno de los vivos por uno de los muertos.

Quizás, en el próximo solsticio, Gagan volverá con él.